El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para diciembre 22, 2011

Un año más…

Siempre que termina un año es buen momento para reflexionar sobre lo que se hizo o no se hizo de Enero a Diciembre. Este año no es la excepción!

Hay mucho por lo cual dar gracias a Dios! Primero, por la salud de cada uno de nosotros, ni mis hijas ni Tom ni yo tuvimos enfermedades o malestares graves. Sólo gripas, dolores de espalda (por la bola… de años!), y uno que otro problemilla estomacal.

De viajes no nos podemos quejar porque empezamos el año en California, donde tuvimos la oportunidad de visitar a mi hermano y su familia, recorrer la costa en auto y las niñas conocieron Disneylandia. En las vacaciones de otoño nos fuimos 9 días a Mallorca, donde disfrutamos del sol y la playa española.

Victoria empezó la primaria y por tal motivo, tuvimos una invitada muy especial desde Monterrey: su madrina de bautizo! Es decir, su abuela materna! Disfrutamos mucho la estancia de mi mamá por acá y aunque no viajamos mucho, visitamos algunos lugares cercanos a Stade.

Este año participé sin haberlo planeado en actividades que apoyan al Movimiento por la Paz y la Justicia en México. Conocí gente con ideales similares a los míos y logramos organizar una Marcha en Hamburgo en Mayo y mandar 100 grullas de origami a Japón. No somos muchos, pero seguimos al pendiente de lo que pasa en México y seguiremos apoyando desde acá con nuestro granito de arena.

Y otra cosa por la que tengo mucho que agradecer es por mi trabajo! Este año he empezado a dar clases de español en una universidad privada y estoy feliz! Además claro está de mis clases en la universidad popular y las clases privadas. Por un par de semanas, cerca de Noviembre, pensé que era demasiada carga laboral, pero poco a poco me he organizado mejor y espero seguir con este ritmo de trabajo: que me mantiene activa, genera un ingreso adicional y me da la oportunidad de desarrollarme en otro giro que me encanta: la enseñanza de mi idioma materno!

De proyectos e inversiones en la casa este año remodelamos la habitación de las niñas y convertimos el cuarto de juegos en cuarto de estudios. Catalina recibió un teclado (keyboard musical) de cumpleaños y yo una „Thermomix“ de Navidad.

Propósitos de año nuevo? No muchos… simplemente seguir con el trabajo de profesora, de ama de casa y de mamá! Mis papás piensan venir a la fiesta de inicio de primaria de Catalina y talvez hagamos un viaje juntos por Alemania.

Mi propósito más importante es que mi marido aprenda español porque no me gusta eso de „farol de la calle, oscuridad de tu casa“. Enseño español a extraños y Tom a duras penas completa una oración decentemente. Espero lograrlo porque es muy importante para que las niñas absorban su segundo idioma de otra fuente además de la mía.

Así que despedimos el 2011 con salud, trabajo y armonía familiar! Confiamos en tener igual o mayor suerte en el 2012! Aprovecho para desear a mis lectores un feliz fin de año y que el próximo este lleno de bendiciones, éxitos, paz, salud, amor y muchos proyectos cumplidos!

Anuncios

Mi pasatiempo navideño

Esta semana he terminado un proyecto más para esta Navidad: un nacimiento de fieltro que tenía un par de años en el armario esperando ser terminado. Se suponía que eran 8 figuras para colgar en el pino, pero como el pino ya tenía suficientes adornos, decidí ponerles imanes para poderlos pegar en el refigerador o en la calefacción. Por otro lado, hace algunas semanas también terminé un pie de pino de fieltro que había estado 3 o 4 años guardado.

Me encanta bordar este tipo de cosas, todas de la conocida marca „Bucilla“ y la cual conocí desde que era niña gracias a mi mamá, quién también tenía algún par de cositas de fieltro y lentejuelas.

Mi primer proyecto consistió en las botas navideñas para Tom y para mí… al nacer cada una de las niñas, bordé dos también para ellas y cada año las cuelgo en una pared como decoración, porque realmente nunca se les ha metido nada dentro: ni dulces ni regalos.

Cada vez que visitaba Texas para las compras navideñas en nuestra visita a México, compraba uno o dos paquetes para bordar. Poco a poco se fueron almacenando porque no tenía tiempo para hacerlos.

Es un pasatiempo que requiere de mucha paciencia porque hay que insertar cada lentejuela del color correpondiente de acuerdo a las instrucciones que vienen en cada paquete. Es por eso que el tiempo de invierno es ideal para dedicarle tiempo porque anochece temprano y no hay mucho que hacer fuera de casa. Pero cada invierno me iba a México a pasar Navidades, así que no avanzaba lo que debería.

Durante mi larga estancia en el hospital para esperar el nacimiento de Catalina en el verano del 2005, este pasatiempo me ayudó a pasar las horas en mi habitación. En esa ocasión terminé un pinito con 25 motivos para cada día del mes de diciembre. Todos me veían asombrados, desde enfermeras hasta visitantes, porque bordaba cosas de Navidad en pleno verano… pero no importaba, necesitaba algo que hacer y vaciar mi armario de tantos proyectos pendientes.

Y no es que este año tenga mucho tiempo libre, pero mientras veía la televisión logré terminar lo que ya estaba comenzado. Ahora sólo tengo dos paquetes sin empezar: un nacimiento con figuras en 3D y otro para colgar en la pared. Veremos si en los siguientes años quedan terminados! De momento, no tengo planes de comenzarlos ☺ Ya fue suficiente para el 2011!

A %d blogueros les gusta esto: