El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Ya cumplí 9 años en este país y poco a poco se han ido sustituyendo algunas cosas en mi vida, en mi rutina, en mis hobbies y en mis gustos…

Como la mayoría de las mujeres que se casan, sustituí la familia de padres y hermanos, por aquella de marido e hijos. Y no solamente eso, sino que por la distancia que me separa de México, he sustituido a mis abuelos, tíos y primos con mi familia política que es mucho menor. Tom tiene 4 medio hermanos de dos, una abuela de 90 años y sólo una sobrina. Pero no me quejo, pues mis dos pares de suegros son muy lindos conmigo y nos queremos mucho! Además de me han apoyado en toda necesidad y están siempre ahí (aunque no tan cerca como quisiera) para lo que se nos ofrezca.

También con el tiempo se han ido sustituyendo amigos, aunque no de forma total gracias a la tecnología de hoy en día! Sigo en contacto en mayor o menor frecuencia con mis amigos de la escuela, del TEC o del trabajo gracias al Facebook, chat y correo electrónico. Pero para ir al cine, tomar un café o platicar de problemas y experiencias he tenido que encontrar amig@s en este lado del charco. Algun@s latinos, otros mexicanos… otros tantos alemanes y también de otras partes del mundo! No me quejo, pues cuento con algunos círculos de amistades y no me falta con quien echar el chal por teléfono, ir al cine (cuando hay tiempo) u organizar alguna reunión.

En cuanto al trabajo: se ha dado una sustitución total! De licenciada en sistemas con maestría en negocios internacionales, pasé a maestra de español! Y no es porque no encuentre trabajo, pues de recién casada trabaje en mi giro y me iba muy bien. Pero con hijos y sin abuela a la vuelta, es muy complicado volver a ese tipo de trabajo. Así que poco a poco he encontrado otra profesión: enseñar español de forma privada o en escuelas, que me permite tener un horario flexible y seguir conociendo gente. Me gusta mucho y disfruto cada curso, cada preparación de clase y cada anécdota con mis alumnos!

También en mis hobbies y gustos ha habido sustituciones. Ya no voy tanto al cine por falta de niñera y tiempo, además de que es muy caro. El año pasado compré una bicicleta y cuando tengo tiempo y hace buen clima, disfruto mucho este deporte. De la lectura que me apasionaba, dedico ahora ese tiempo a escribir este blog. Y de la “socialitos” que era en Monterrey, me he convertido en chofer de mis hijas y trato de dedicar el mayor tiempo posible con ellas para jugar, hacer manualidades o simplemente pasear.

Y algo que sustituye todo aquel que cambia de país es su DIETA! Adiós a los tamales, pozole, tacos al pastor… difícil es encontrar una cerveza mexicana, unas buenas tortillas o unas ricas botanas en un supermercado alemán. Algunas cosas se pueden pedir por Internet, pero es un poco caro y de todas formas sería para un antojo y no para un consumo de diario. Intento cocinar lo más mexicano posible, pero con niños pequeños que no están acostumbrados al picante, yo misma me he desacostumbrado al chile de diario y si condimento algo que voy a comer yo sola, lo hago de forma discreta porque mi estómago ya no aguanta esas enchiladas de antes.

En la rutina y vida diaria, también se han dado cambios o sustituciones. En Alemania, hay otras reglas que respetar, costumbres que seguir y tradiciones que adoptar. Por eso mismo, celebro la Navidad y la Pascua a la alemana, conduzco siguiendo todas las reglas de tránsito local y he aprendido a comer, hablar y en algunas ocasiones a pensar como alemana.

Pero hay dos cosas que son irremplazables al menos en mi caso: Mi español y mi amor por México. Ese idioma que aprendí de niña nunca podrá sustituirse y menos aún hoy en día que lo enseño a alemanes que tienen interés por aprender esa bella lengua! Hablo español a diario con mis hijas y con algunas amigas latinas, escribo en este blog en mi lengua materna y trato de leer, ver televisión y escuchar música en español lo más posible. Obviamente he tenido que aprender alemán, y aunque todavía no lo domino al 100% me desenvuelvo la mayor parte de día en ese idioma, pero no habrá forma de que el español se me olvide! Amo mi español y lo seguiré amando el resto de mi vida!

Y por supuesto, el amor a México nunca desaparecerá de mi corazón! Así mi país este sufriendo como nunca, no lo visite en los siguientes años, o me duela su situación SIEMPRE seré mexicana! Y no se trata de tapar el sol con un dedo y simular que México sigue siendo un paraíso… no, acepto la realidad y explico su situación a quien me pregunte. Pero no por haber nacido en un país que hoy en día vive una de sus peores crisis dejaré de amarlo. VIVA México y estoy segura de que mis hijas amarán ese país igual o más que yo! De eso me encargo yo! No importa donde viva o donde pase mis últimos días… nunca dejaré de ser mexicana ni olvidaré mi bello español! Seguramente otras cosas cambiarán con el paso de los años y seguiré sustituyendo alimentos y recetas en mi dieta, contactos y amistades, cosas y gustos, pero mi idioma y mi país natal se van conmigo a la tumba!!!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: