El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Amor de Hermanas…

Tengo la fortuna de contar con dos hermanos maravillosos, pero desgraciadamente no tuve la dicha de saber lo que se sentía tener hermanas. Ahora, como madre de dos hijas, voy conociendo ese amor de hermanas que solo conocía por amigas, entre mi mamá y mis tías o en las películas.


Dios me bendijo con dos princesas que sólo se llevan año y medio, por lo que prácticamente no conocen la vida sin su hermana. Desde que Catalina nació, Victoria adoptó su rol de hermana mayor y desde entonces, la protege, la cuida y la defiende.

Por su parte, Catalina copia, imita y repite todo lo que la mayor hace. Pero poco a poco, también se van distinguiendo sus gustos muy particulares, sus personalidades propias y sus formas de ser independientemente de la influencia de la otra.

Juegan todo el tiempo, platican sin parar, empiezan a planear juntas, comparten amigas a pesar de estar en grupos diferentes del jardín de niños, se ponen la ropa de una o de la otra sin problema, discuten poco y casi nunca pelean.

Más de una vez he encontrado a Catalina en la cama de Victoria a pesar de ser individual. Se besan y abrazan con regularidad y simplemente no conocen la vida sin su amiga del alma, su confidente, su otra parte: su hermana!

En Agosto, empieza una nueva etapa en sus vidas. Victoria va a la primaria, y por un año estarán separadas „físicamente“ durante la mañana. El próximo año Catalina entra a primaria también y al menos estarán en el mismo edificio, compartirán la pausa, etc.

Por primera vez, Catalina sabrá lo que es ir solita al jardín de niños y ser de „las grandes“, seguramente recibirá un „ahijado“ a quién tendrá que apadrinar durante sus primeros meses en el kinder y eso la distraerá y ayudará a no extrañar a su hermana mayor… al menos, eso espero.


No termino de agradecer a Dios la dicha de tener dos hijas. Seguramente sería también una mamá feliz con dos varones, o con „la parejita“, pero doy gracias a Dios por ser testigo de ese „amor de hermanas“ que no conocía en carne propia y que ahora disfruto a cada minuto. No sé cuánto tiempo duren de „inseparables“ o cuando empiecen los celos, envidias o pelas por novios, ropa, zapatos u amigos. Pero igual y siempre sean como lo son ahora y mientras tanto, sigo feliz de tener este parecito de hermanas maravillosas!

Que Dios me las preste muuuuuuuchos años mas de vida!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: