El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Antes y después

Hay situaciones o experiencias en la vida que la separan en un antes y en un después. Estas pueden ser tristes o negativas como la muerte de un familiar, un accidente, o una enfermedad… después de experimentar algo tan grave, la vida no vuelve a ser la misma y hay que aprender a vivir con esa nueva situación. Lo mismo sucede cuando algo muy bueno o positivo pasa, como la graduación de nuestra carrera, la boda con la persona que amas, el nacimiento de un hijo o un cambio de residencia. Todas esas cosas, cambian la vida y no se puede comparar lo que era antes o después de esos momentos tan especiales.

Pero también hay otras experiencias que no podría llamar buenas o malas, sino simplemente exepcionales y que tambien marcan nuestra vida en etapas, fases o ciclos. Por ejemplo: un viaje a un lugar de ensueño, estudiar un período determinado en el extranjero o alguna circunstancia extraordinaria que llega sin avisar. Yo he tenido la suerte de haber vivido varias de este estilo, como los 3 meses que estudié en Canadá, o el viaje de 30 días por 10 países en Europa, o los incontables viajes que por cuestiones de trabajo hice en América o Europa. Cada una de esas experiencias marcaron mi vida y me hicieron madurar, aprender y cambiar mucho mi estilo de vida o mi forma de pensar. Nerd

Sin embargo, hay una experiencia que cambió mi forma de ver la vida, y esa empezó un primero de junio (como hoy) hace 4 años. Sí, un primero de junio me internaba en el hospital de la ciudad para esperar la llegada de mi segunda hija que estaba programada para el 26 de julio. Desde el 5to mes de embarazo me detectaron menos líquido amniótico de lo normal y la pequeña crecía menos de lo esperado. Me estuvieron monitoreando cada semana para ver su desarrollo y finalmente, a las 32 semanas me dijeron que era mejor pasar el resto del embarazo bajo supervisión continua lo que significaba dormir en el hospital hasta que los doctores determinaran que era necesario operar. Surprised

Ese 1ero de junio no sabía lo que estaba por venir. Tenía miedo porque aunque yo estaba sana y no necesitaba estar en la cama todo el tiempo, el hecho de estar en un hospital no era como para brincar de alegría. Fue una prueba de PACIENCIA porque tuve que esperar 6 semanas hasta que naciera Catalina, una prueba de FORTALEZA porque tuve que pasar 6 largas semanas en habitaciones de ginecología o maternidad con otras mujeres ya fueran pacientes (incluso de cáncer Confused) o futuras madres. Aquí no permiten que familiares se queden a dormir en el hospital Sad. También fue una prueba de AMOR porque tuve que dejar a Victoria de un año y medio a cargo de mis suegros que viven a 3 horas de aquí y que solo la traerían 2 fines de semana en esas 6 semanas a verme. Tom tenía que seguir trabajando y no venía todos los días a Stade, por lo que lo veía 1 día entre semana y los fines de semana, justo como ahora pero con la diferencia de que el resto de los días estaba completamente sola en el hospital.

Tuve que buscar pasatiempos para no aburrirme demasiado, así que como era verano, paseaba por los jardines del hospital, veía los partidos del mundial (TODO el mundial que se celebraba en Alemania lo pasé en el hospital, buaaaa), bordaba a ratos, leía en otros ratos y el resto del tiempo simplemente lo dejaba pasar. Las parteras y doctores iban y venían en turnos, y era difícil coincidir con alguno como para platicar, igualmente las pacientes variaban de una semana a otra, y las que daban a luz dejaban la maternidad en dos o tres días. Medicamente, solo tenía que estar en el hospital para que  hicieran cardiogramas del bebé 3 veces al día y un estudio doppler una vez por semana. Podía comer de todo, caminar, e incluso algunos días me dejaron pasar el día fuera del hospital como el día de mi cumpleaños o cuando Rocío de México vino a visitarme (claro, sin saber que yo iba a estar en el hospital). Pero en la noche tenía que volver al hospital para el cardiograma nocturno y la cena. Angry

A cuatro años de esa experiencia, todo se ve muy diferente. Seis semanas parecen eternas pues es increíble lo mucho que puedo hacer y planear en casi 50 días, y yo misma pienso que debería haberme vuelto loca en ese tiempo sin Victoria, sin Tom y sin mucho que hacer. Pero increíblemente el tiempo pasó y no me volví loca! Mi fe en Dios se incrementó y mi devoción a la Virgen María se fortaleció! Gracias a ellos y a las oraciones que mis familiares y amigos hicieron por mí y por Catalina, yo pasé la mayor prueba de paciencia que he vivido y Catalina nació chiquita pero sana!

Hoy en día, con mi iphone me hubiera entretenido bastante, pero en ese entonces Tom me imprimía los correos electrónicos Computer y yo escribía fuera de línea para que él los mandara después. No tenía muchas amigas en aquellos días, pero aún las pocas me visitaban con frecuencia e hicieron mi estancia en el hospital más llevadera. También hablaba por teléfono Telephone receiver con mis amigas en Hamburgo y con mis papás de vez en cuando.

El 1 de junio del 2006 ha quedado grabado en mi memoria para siempre y creo que siempre lo celebraré como un aniversario porque marcó mi vida en un antes y en un después. Esas 6 semanas (mas 1 mas después de nacer Catalina) me hicieron madurar, creer, crecer y valorar! Doy gracias a Dios por esa experiencia y espero no me vuelva a mandar otra pruebita de esas, jaja! No, no es cierto… creo que cada experiencia en la vida es precisamente para eso: para crecer, aprender y valorar. Muchas veces en ese momento no entendemos el porqué, pero conforme pasa el tiempo uno va comprendiendo la razón y se llega a agradecer como yo en este momento.

Y para terminar tanto rollo, cito una frase que me encantó del libro AZTECA que estoy leyendo actualmente y que cae como anillo al dedo en este día: “Dioses, si existen los dioses y si ésos sois vosotros, os doy las gracias. Algunas veces, me habéis quitado con una mano mientras me dabais con la otra. Pero en la cuenta total, me habéis dado más de lo que me habéis tomado. Beso la tierra ante vosotros, dioses.” Así sea!

 

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: