El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Ayer cumplió 40 años mi marido, ese hombre que cambió mi vida radicalmente hace 8 años.

Poco he escrito en este blog acerca de él, así que considero una buena ocasión su cumpleaños para escribir cómo es mi príncipe azul. Para los que lo conocen en persona, saben que es un típico aleman de ojos azules, que pasa el metro ochenta y de peso, mejor no hablamos porque es bastante, jeje. Blanco, de pelo rubio oscuro (el poco que tiene) y que se esta quedando pelón gracias a la herencia. Tiene ya bastantes canas que poco se le notan porque usa el pelo muuuuy cortito, y tambien cuenta con una pancita cervecera. Tiene manos grandes y unos chamorros que no abarco con mis dos manos extendidas alrededor de ellos 🙂 La noche que lo conocí me encantaron sus ojos y es fecha que es lo que más me fascina de él… un azul claro que desgraciadamente mis hijas no heredaron y que aún confío que mis nietos (as) hereden. De su físico, la otra cosa que me encanta es su tamaño! Es grande y a su lado me veo chiquita pero me siento muy protegida. Es mi oso y lo adoro!

De personalidad, tomaría horas describirlo… pero lo haré en pocas líneas para no aburrirlos. Hace 8 años que nos casamos, las invitaciones a la boda tenían en la portada 5 palabras que lo describían a él y 5 palabras que me describían a mi. Cada uno escogió las 5 palabras para su pareja, y yo elegí: Romántico, Paciente, Inteligente, Simpático y Tierno. A 8 años de aquella invitación, Tom conserva esas 5 cualidades! De repente me trae flores sin motivo o razón, me hace reír todos los días, me tiene la paciencia del mundo y a pesar de su gran tamaño es un hombre muy tierno y romántico!

Nos conocimos en un bar hace casi 10 años y nuestro idioma para conversar fue el inglés, porque yo no hablaba ni pío de alemán y Tom poco entendía del español. Es dificil conservar una relación en un idioma que no es el materno; siempre he pensado que para estudiar o trabajar en otro idioma es sencillo pero en relaciones interpersonales otro idioma siempre es una barrera de comunicación. Transmitir sentimientos, opiniones o pensamientos en otro idioma es complicado y se presta a muchos malos entendidos o a frustaciones, porque muchas veces no se entiende lo que realmente se quiere comunicar. Después de 8 años, y a pesar de que ya podemos comunicarnos en alemán, el idioma sigue siendo una barrera… pero gracias a Dios hemos sabido vivir con ella y he aprendido a transmitir mis sentimientos en idiomas que no son el español. Tom ahora puede expresar lo que siente o piensa en su idioma natal y casi le entiendo en su totalidad.

Tom y yo somos como el agua y el aceite. Simplemente por nuestra cultura, educación y familia somos casi opuestos… él nació en Alemania del Este, un país comunista, yo en un país libre. El nació en una familia evangélica que poco practica la religión, yo soy una católica activa. Sus padres se divorciaron cuando tenía 3 años y fue criado por sus abuelos porque su madre trabajaba, mis padres casi tienen 40 años de feliz matrimonio. Tom fue hijo único por 10 años, cuando nació su media hermana… fue un niño introvertido y tímido, creció entre adultos y tenía pocos amigos. Su juventud estuvo marcada por un par de años en el ejército y la caída del muro de Berlín. Gracias a la reunificación, encontró un trabajo que le permitió viajar por todo el mundo poco más de 10 años y que por azares del destino fue a Monterrey a trabajar en el verano del 2000 donde me conoció. Desde entonces ha sido novio y esposo de una mujer mexicana, padre de dos hermosas nenas y un yerno/cuñado extraordinario!

El mismo acepta que despues de que nos conocimos ha cambiado mucho. No estaba muy convencido de que casarse era su camino, y mucho menos la paternidad. Y jamás imaginó unir su destino a una mexicana, así como yo tampoco imaginé dejarlo todo y venir a Alemania por amor. Pero así es la vida, llena de sorpresas y giros repentinos!

A casi 8 años de casada, sigo enamorada de mi marido y no lo cambiaría por nadie! Cómo todos los hombres de este planeta, tiene defectos pero ninguno tan grande como para ser un problema en nuestra relación. Pido a Dios para que le conceda muchos años mas de salud y que conserve esas cualidades que me hicieron dejar mi tierra para seguirlo hasta acá.

El fin de semana celebraremos su cumpleaños con algunos amigos y sus papás. Este fin de semana celebramos él y yo solitos porque las nenas estuvieron con los abuelos 5 días. Fuimos a cenar, al cine, a escuchar música en un bar, comimos helado y disfrutamos cada minuto con la excusa de sus 40 años! Y seguiremos celebrando nuestro amor, nuestro destino y nuestra familia! Que para eso es la vida, no? Para celebrar!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: