El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Una Navidad diferente…

Desde que tengo uso de razon y memoria, he festejado la nochebuena en

casa de mis abuelos maternos. Pero este año mi abuelita no quiso hacer
la cena de Navidad por diversas razones y quiso hacer la Posada del día
23.
Que siguió igual?
Los invitados – toda la familia: hijos, nietos, bisnietos y mis abuelos
Los regalos- de padrinos a ahijados, de bisabuelos a bisnietos y de familia a familia
El vestuario- a pesar de no ser Navidad todavía todos iban muy guaposQue fue distinto?
El día, aunque el horario siguió igual: por la noche
El menú – en lugar de los tradicionales tamales y el bacalao, mi abuelita preparó menudo
El
contenido de la noche- como nadie tenía prisa por irse a otra casa a
seguir festejando, se disfrutó de un ambiente muy relajado. Nadie tenía
prisa en comer y nadie se preocupo por comer poco, sino por el
contrario se hizo sobremesa, se tomó ponche con el postre y para cerrar
la noche con broche de oro se proyectaron algunos primos en la cantada.
Ya parecía noche de talentos y hasta los bisnietos cantaron sus
melodías favoritas.

Fue una navidad muy diferente y seguramente
las próximas seran parecidas o incluso mejores que esta. El hecho de no
tener que correr a otra casa marcó la diferencia y nadie querrá volver
a esa fea costumbre de estar un ratito con cada familia. Lástima que
solo me quede una Navidad en Monterrey,  pues tanto yo como mis hijas
disfrutamos mucho la compañía de los primos, tíos y abuelos. Ni hablar,
ya encontraremos el lado bueno de pasar la Navidad en Alemania, donde
gracias a Dios también tenemos familia (mas pequeña y menos efusiva)
con quien celebrar esta fiesta tan especial.

La nochebuena la
pasamos en un restaurante con mis papas. Comimos de todo un poco del
buffet navideño, no tuvimos estrés de cocinar, servir y lavar platos y
antes de las 12 ya estábamos en casita.

El día 25 las princesas
abrieron los regalos que Santa les dejó durante la noche y al mediodía
comimos en casa de mis papas, a donde vinieron mis abuelos y mis
hermanos con sus familias. Comimos pierna adobada, ensalada de manzana
y espaguetti verde. Todo delicioso, después intercambiamos regalos y
pasamos una tarde muy agusto.

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: