El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Quién iba a decir que yo iba a interesarme en los idiomas? Y no sólo me refiero a que ahora vivo un poco del español gracias a mis clases de este idioma a niños y adultos, sino que también al estar enseñando el español a mis hijas estoy aprendiendo muchas cosas!

Creo que a todos les parecen familiares los términos de “spanglish” o “portoñol”, no? Son dialectos o fenómenos linguísticos (segun Wikipedia) que existen en regiones fronterizas que comparten dos diferentes idiomas. Así sucede entre la frontera de Estados Unidos y México, donde no sólo se inventan palabras como “parkear” (estacionar) o “mopear” (trapear) que vienen de un idioma y se adaptan al otro, sino que también se incluyen palabras de un idioma en frases del otro, cómo “nos vamos de shopping“. Con el “portoñol” sucede algo similar entre las fronteras de Brasil y sus países vecinos que hablan español y en la frontera entre Portugal y España. No conozco ejemplos concretos pero supongo que se dan los mismos casos que en el “spanglish”.

Ahora bien… yo soy mexicana y he hablado 28 años de mi vida solo español con amigos, vecinos, familia, etc. Pero desde que llegué a Alemania, he vivido un proceso de adaptación no solo cultural sino linguístico también. Recién llegada no sabía nada de alemán, así que me comunicaba en inglés con Tom y algunas otras personas. Poco a poco eso ha ido cambiando, y ahora hablo alemán con Tom, mis suegros, vecinos, amigos, etc. Claro está que sigo hablando español con mis papás, con amigas latinas en Alemania y sobretodo con mis hijas. Y es ahí donde viene el meollo del asunto de los idiomas.

Es obvio que no existe frontera de un país de habla alemana con un país de habla hispana. Pero…. qué sucede con la gente como yo que viene con un idioma natal y trata de enseñar su idioma a sus hijos en un entorno de otro idioma. Yo creí que era lo más sencillo del mundo, simplemente hablar español y las niñas lo aprenderían sin problemas. Mmmm…. pues no es tan fácil como creía. Y porqué? Aquí les van algunos ejemplos donde he tenido que incluir palabras alemanas en mis oraciones en español.

– Primer ejemplo: por tradiciones o costumbres alemanas. En Noviembre se celebra a San Martín y una tradición alemana es el cantar por las calles ese día o unos días antes canciones acerca de ese tema con farolitos. Es una actividad que organizan los jardines de niños, grupos de vecinos o la misma ciudad. Los farolitos se llaman “Laterne” en alemán, y el caminar por las calles se dice “Laterneumzug” o “Laternelaufen”. Como es una tradición que no existe en México, me es difícil decirle a las niñas: “y este año como será tu farolito?”, o “cuando es la caminata de faroles”… así que comúnmente les digo “y de qué color hiciste tu Laterne?”, “ya nos vamos a la Laternelaufen“, lo cuál se oye terrible, pero cómo no es una tradición de mi niñez, ni estoy acostumbrada a los farolitos, me he acostumbrado a llamarle “Laterne”. Y que conste que no soy la única mamá que dice así, jeje.

– Nombres propios. En el jardín de niños existen 3 grupos que se llaman: Spatzen- Gorriones, Igel-Erizos, y Mäuse- Ratones. Victoria está en el primero, y Catalina en el segundo. Ni los erizos ni los ratones me parecen animales tiernos, pero en Alemania incluso de cariño te dicen “Mausi”, es decir Ratoncito (a). Grrrrr, me ponía de mal humor cada vez que Tom me decía así, y desde hace unos años esa palabra ya no esta en el vocabulario de piropos de Thomas. Así que menos me veo diciéndole a Victoria, y ahora que hicieron los “Ratones” en el jardín de niños. Y lo mismo sucede si me refiero a sus grupos, así que he optado por usar los nombres originales en mis oraciones. De manera que es normal que diga, “Caty, no puedes ir a los Spatzen porque hoy tienen deportes”, “se quedaron en el Igelgruppe de 12 a 1″?, “hoy tenemos reunión de los Igel“. Se oye raro, pero creo que se oiría mas raro si uso los nombres en español, pues para las niñas los nombres de los grupos son como los nombres de sus maestras o amiguitas.

– Cosas que no existen en México. Hay muchas cosas que aqui existen y en México no, así como el Gulash (plato típico de carne), Grünkohl (un tipo de espinaca), y muchas otras cosas de comida que así como la Pizza o el Sushi utilizan su nombre original en otros países. A esos términos no me refiero, sino a cosas que realmente no tienen una traducción precisa porque no existen como tal en otro país. Para ejemplo, los “hausschuhe” que traducido literalmente son “zapatos de casa” y que muchos pensarán que son pantuflas. Pues sí, cuando su forma y estilo es pantufla, les digo pantufla… otros “hausschuhe” son más tipo chancla o sandalia, y les digo así en español. Pero existen unos calcetines gruesos con suela de plástico que no existen en México (o al menos no son tan comúnes como aquí) y que las niñas tienen que llevar a casa de sus amiguitas, al jardín de niños y a lugares cerrados con juegos. Cómo les podría decir? pues hasta ahorita no sé, así que aqui me tienen diciendoles a las niñas “ya empacaste tus hausschuhe“, “no se te olviden los hausschuhe“, “traeme los hausschuhe para lavarlos”.

– Por comodidad. Hay palabras que las niñas han aprendido en alemán y que por comodidad yo sigo usando en mis oraciones en español. Tal es el caso de “kaputt” (roto o descompuesto), o “leberwurst” (paté de hígado) que de una forma u otra he estado usando de forma continúa y ahora me parecería raro decirles a las niñas los términos en español. Así que comúnmente les digo: “eso esta kaputt“, o “quieren hoy su pan con leberwurst?”. Sé que no es lo correcto, pero por comodidad sigo usando un par de palabras en alemán en casos similares. Y hasta mis papás ya dicen “kaputt” para referirse a cosas rotas o descompuestas, jeje.

Y así como estas palabras o casos, podría mencionar un montón más, pero no quiero aburrirlos. Sucede lo mismo para las mexicanas que viven en Francia, República Checa, Suecia, etc???? O soy solo yo que no encuentro otra forma mas adecuada de hablar si no es incluyendo términos alemanes en mi conversación diaria? Suena curioso, pero aún en estos pequeños detalles me fijo ahora que estoy enseñando mi idioma natal a mis princesas. Quiero que lo aprendan bien, pero este tipo de excepciones son ahora parte de mi vocabulario y creo que sería algo así como “pocho” en México, jeje! O será otro fenómeno linguístico llamado “ale-ñol” por la mezcla de alemán y español????

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: