El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para noviembre, 2009

Con teléfono nuevo…

Sí!!! Tengo teléfono nuevo aunque realmente la palabra teléfono queda un poco corta, porque realmente es una mini-computadora lo que ahora usaré como medio de comunicación.

Hace algunos meses que mi teléfono celular falleció… sí, se murió! No era la batería y no hubo manera de resucitarlo. Así que estuve usando uno igual de viejo con la pantalla estrellada, pero que al menos funcionaba. Tom me prometió que pediría uno por internet y por más que intenté de averiguar modelo o tipo, se negaba a darme alguna pista.
Finalmente llegó a casa y resultó ser un IPHONE. Es el teléfono celular de la Apple y aunque no sabía mucho de él, sabía que se hablaba de sus novedosas aplicaciones, de su funcionamiento y de muchas otras cosas. En pocos días me he tenido que actualizar y he descubierto que el iphone no es solamente un teléfono celular.
Con él puedo:
– tener acceso a internet todo el día y en todo lugar
– por lo tanto, revisar mis correos electrónicos y checar mi Facebook
– usar aplicaciones cómo Sistema de Navegación, Pronóstico de tiempo, Skype
– seguir teniendo mi Calendario, Directorio, Notas y To do´s como en mi teléfono anterior, pero ahora puedo sincronizar todos los cambios con mi laptop.
– y por supuesto jugar a todo tipo de cosas: Uno, Rompecabezas, Sudoku, etc etc etcNo me quejo, es un poco complicado al principio acostumbrarse a tanta tecnología, pero con un poco de tiempo y paciencia, supongo que me acostumbraré y será parte de mi vida diaria. Ni hablar, hay que estar a la moda y actualizarse lo más posible, no?

PD. El número sigue siendo el mismo, sólo cambió el aparato.

Spanglish, portoñol… aleñol???

Quién iba a decir que yo iba a interesarme en los idiomas? Y no sólo me refiero a que ahora vivo un poco del español gracias a mis clases de este idioma a niños y adultos, sino que también al estar enseñando el español a mis hijas estoy aprendiendo muchas cosas!

Creo que a todos les parecen familiares los términos de “spanglish” o “portoñol”, no? Son dialectos o fenómenos linguísticos (segun Wikipedia) que existen en regiones fronterizas que comparten dos diferentes idiomas. Así sucede entre la frontera de Estados Unidos y México, donde no sólo se inventan palabras como “parkear” (estacionar) o “mopear” (trapear) que vienen de un idioma y se adaptan al otro, sino que también se incluyen palabras de un idioma en frases del otro, cómo “nos vamos de shopping“. Con el “portoñol” sucede algo similar entre las fronteras de Brasil y sus países vecinos que hablan español y en la frontera entre Portugal y España. No conozco ejemplos concretos pero supongo que se dan los mismos casos que en el “spanglish”.

Ahora bien… yo soy mexicana y he hablado 28 años de mi vida solo español con amigos, vecinos, familia, etc. Pero desde que llegué a Alemania, he vivido un proceso de adaptación no solo cultural sino linguístico también. Recién llegada no sabía nada de alemán, así que me comunicaba en inglés con Tom y algunas otras personas. Poco a poco eso ha ido cambiando, y ahora hablo alemán con Tom, mis suegros, vecinos, amigos, etc. Claro está que sigo hablando español con mis papás, con amigas latinas en Alemania y sobretodo con mis hijas. Y es ahí donde viene el meollo del asunto de los idiomas.

Es obvio que no existe frontera de un país de habla alemana con un país de habla hispana. Pero…. qué sucede con la gente como yo que viene con un idioma natal y trata de enseñar su idioma a sus hijos en un entorno de otro idioma. Yo creí que era lo más sencillo del mundo, simplemente hablar español y las niñas lo aprenderían sin problemas. Mmmm…. pues no es tan fácil como creía. Y porqué? Aquí les van algunos ejemplos donde he tenido que incluir palabras alemanas en mis oraciones en español.

– Primer ejemplo: por tradiciones o costumbres alemanas. En Noviembre se celebra a San Martín y una tradición alemana es el cantar por las calles ese día o unos días antes canciones acerca de ese tema con farolitos. Es una actividad que organizan los jardines de niños, grupos de vecinos o la misma ciudad. Los farolitos se llaman “Laterne” en alemán, y el caminar por las calles se dice “Laterneumzug” o “Laternelaufen”. Como es una tradición que no existe en México, me es difícil decirle a las niñas: “y este año como será tu farolito?”, o “cuando es la caminata de faroles”… así que comúnmente les digo “y de qué color hiciste tu Laterne?”, “ya nos vamos a la Laternelaufen“, lo cuál se oye terrible, pero cómo no es una tradición de mi niñez, ni estoy acostumbrada a los farolitos, me he acostumbrado a llamarle “Laterne”. Y que conste que no soy la única mamá que dice así, jeje.

– Nombres propios. En el jardín de niños existen 3 grupos que se llaman: Spatzen- Gorriones, Igel-Erizos, y Mäuse- Ratones. Victoria está en el primero, y Catalina en el segundo. Ni los erizos ni los ratones me parecen animales tiernos, pero en Alemania incluso de cariño te dicen “Mausi”, es decir Ratoncito (a). Grrrrr, me ponía de mal humor cada vez que Tom me decía así, y desde hace unos años esa palabra ya no esta en el vocabulario de piropos de Thomas. Así que menos me veo diciéndole a Victoria, y ahora que hicieron los “Ratones” en el jardín de niños. Y lo mismo sucede si me refiero a sus grupos, así que he optado por usar los nombres originales en mis oraciones. De manera que es normal que diga, “Caty, no puedes ir a los Spatzen porque hoy tienen deportes”, “se quedaron en el Igelgruppe de 12 a 1″?, “hoy tenemos reunión de los Igel“. Se oye raro, pero creo que se oiría mas raro si uso los nombres en español, pues para las niñas los nombres de los grupos son como los nombres de sus maestras o amiguitas.

– Cosas que no existen en México. Hay muchas cosas que aqui existen y en México no, así como el Gulash (plato típico de carne), Grünkohl (un tipo de espinaca), y muchas otras cosas de comida que así como la Pizza o el Sushi utilizan su nombre original en otros países. A esos términos no me refiero, sino a cosas que realmente no tienen una traducción precisa porque no existen como tal en otro país. Para ejemplo, los “hausschuhe” que traducido literalmente son “zapatos de casa” y que muchos pensarán que son pantuflas. Pues sí, cuando su forma y estilo es pantufla, les digo pantufla… otros “hausschuhe” son más tipo chancla o sandalia, y les digo así en español. Pero existen unos calcetines gruesos con suela de plástico que no existen en México (o al menos no son tan comúnes como aquí) y que las niñas tienen que llevar a casa de sus amiguitas, al jardín de niños y a lugares cerrados con juegos. Cómo les podría decir? pues hasta ahorita no sé, así que aqui me tienen diciendoles a las niñas “ya empacaste tus hausschuhe“, “no se te olviden los hausschuhe“, “traeme los hausschuhe para lavarlos”.

– Por comodidad. Hay palabras que las niñas han aprendido en alemán y que por comodidad yo sigo usando en mis oraciones en español. Tal es el caso de “kaputt” (roto o descompuesto), o “leberwurst” (paté de hígado) que de una forma u otra he estado usando de forma continúa y ahora me parecería raro decirles a las niñas los términos en español. Así que comúnmente les digo: “eso esta kaputt“, o “quieren hoy su pan con leberwurst?”. Sé que no es lo correcto, pero por comodidad sigo usando un par de palabras en alemán en casos similares. Y hasta mis papás ya dicen “kaputt” para referirse a cosas rotas o descompuestas, jeje.

Y así como estas palabras o casos, podría mencionar un montón más, pero no quiero aburrirlos. Sucede lo mismo para las mexicanas que viven en Francia, República Checa, Suecia, etc???? O soy solo yo que no encuentro otra forma mas adecuada de hablar si no es incluyendo términos alemanes en mi conversación diaria? Suena curioso, pero aún en estos pequeños detalles me fijo ahora que estoy enseñando mi idioma natal a mis princesas. Quiero que lo aprendan bien, pero este tipo de excepciones son ahora parte de mi vocabulario y creo que sería algo así como “pocho” en México, jeje! O será otro fenómeno linguístico llamado “ale-ñol” por la mezcla de alemán y español????

Hace 20 años cayó un muro…

sí, el famoso Muro de Berlín! Y sin saberlo, cambió mi destino! He aquí una interesante historia de cómo algo en un lejano lugar, puede afectar a una persona en el futuro:

Thomas nació y creció en Alemania del Este. Junto con sus padres y abuelos, vivía muy cerca de la frontera con Alemania Occidental y como la mayoría de los ciudadanos del Este, no conocía el otro lado. En sus vacaciones podían viajar sólo a los países socialistas como Rusia, Hungría, Polonia, etc… y cómo muchos jóvenes, Tom también deseaba la libertad de viajar a donde quisiera. En 1989, Tom tenía 19 años y se encontraba haciendo su servicio militar. Para obtener mejores oportunidades de estudio y trabajo, se recomendaba hacer más de 1 año de servicio, y Tom había decidido hacer un año y medio. Interesado por la electrónica desde joven, en el servicio militar se especializaba en esa área y pensaba incluso en huir en la primera oportunidad al lado occidental.La noche del 9 de Noviembre de 1989 escuchó por la radio (en una estación prohibida) junto con sus compañeros la noticia de que a partir de ese momento se podía viajar al lado occidental sin restricciones. Creyeron que no era verdad, y a la mañana siguiente como miles de alemanes se sorprendieron de que era cierto: eran libres de viajar y salir de Alemania del Este.
Pocos meses después, Tom terminó su servicio militar y aplicó en una empresa de construcción de maquinaria. Le dieron el trabajo y en 1990 comenzó a trabajar en Masa-Henke, del lado occidental. Tenía 20 años y muchísimas ganas de conocer el mundo, por lo que no le importó que lo mandaran a donde fuera a instalar máquinas para construcción de blocks, paredes y adoquines. Conoció Tailandia, Dubai, Singapur, Rusia, Canada, Estados Unidos, Italia y en el verano del 2000 lo asignaron a un proyecto en Escobedo, Nuevo León, México.

En Septiembre me conoció en un bar de Monterrey y el resto de la historia ya se la saben!!!

Increíble, no??? La caída del muro de Berlín fue para mí un acontecimiento histórico… fui testigo sólo por televisión y dudo que haya ocupado más de 15 minutos en mi mente. Yo tenía 17 años, estudiaba la preparatoria y no conocía mucho de Europa, mucho menos de la vida difícil y sin libertad de los alemanes del este. No fue sino hasta que cumplí 25 años que conocí Europa y cabe mencionar que no pisé Berlín, ni ningún país ex-socialista. De los países que visité, Alemania fue el que menos me gustó, jeje. Y quién lo iba a decir? Mi destino ya estaba escrito desde hacía muchos años… un alemán pronto pisaría mi tierra natal para conquistarme y traerme a este lado del mundo para formar una familia y encontrar la felicidad!

Así es la vida, llena de sorpresas! Ahora me pongo a pensar en lo que yo estaba haciendo esa noche… la del 9 de Noviembre de 1989 y por supuesto que no me acuerdo. Para mí, no fue especial… fue un día más de mi vida estudiantil. Seguramente tuve algun exámen, o estaba pensando en alguna fiesta de fin de semana. Imaginar que ese día cambió la vida de mi príncipe azul! Y que gracias a la caída del Muro, la reunificación de Alemania y la mano de Dios, dos caminos se unieron para hacer uno solo.

Y esta es la historia de como un acontecimiento tan ajeno a mi vida, cambió mi destino sin desearlo. Ahora el tema del Alemania del Este me apasiona y aunque Tom no me cuenta mucho, me gusta leer y conocer como era la vida en ese país. Definitivamente los habitantes del Alemania del Este vivieron uno de los episodios más terribles de la historia… eran habitantes libres en Alemania, y fueron divididos y separados de sus familias por azares del destino y de una terrible guerra. Unos años después, se construye un Muro, una separación física de ambas partes, son espiados, controlados y perseguidos si no siguen las reglas. Gracias a Dios, esa situación no fue eterna y en 1989 son libres de viajar y en 1990 vuelven a ser habitantes de una misma nación. La adaptación ha sido costosa y difícil, pero poco a poco estos acontecimientos van formando parte de la historia y Alemania vuelve a ser una nación unida y fuerte.

En hora buena cayó ese Muro. Ahora soy una mexicana y alemana disfrutando de una vida en un país libre, ordenado y seguro. Y pido a Dios para que las guerras dejen de existir, la libertad sea un derecho de todo ser humano y la paz reine en nuestro planeta. Desgraciadamente, no todas las divisiones tienen un final feliz como en Alemania. No queda mas que rezar para que algún día todo el mundo tenga libertad, paz y felicidad!

Viva la familia!

Para todos es conocida nuestra situación familiar: Tom trabaja y vive en Bad Segeberg durante la semana, y pasa los fines de semana en Stade (a 1 hora y media de BS). Qué porqué vivimos así? Pues por azares del destino! Vivíamos aqui antes de que tuviera ese trabajo, y teníamos la esperanza de que pronto encontrara un trabajo cerca de casa, pero ya van a ser 3 años y parece no haber oportunidades de trabajo en estos rumbos. Así que como bien dice el dicho, si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña!

Así que la decisión ya está tomada… nos mudaremos! No es ni será un proceso fácil, pues primero tenemos que vender la casa y luego encontrar otra, realizar la mudanza y adaptarnos a todo lo nuevo: jardín de niños, vecinos, doctores, supermercado, etc etc… pero como dice el título de este post: VIVA LA FAMILIA!  y después de 7 años de vivir separados, parece que al fin tendré una vida normal de casada.
A dónde nos mudamos? Pues buscaremos una casa cerca del trabajo de Tom, que a lo máximo se manejen 20 minutos. No es fácil pues tambien queremos que esté cerca de Hamburgo o Lübeck, que sea una ciudad (no un pueblo rodeado de vacas) para tener todo lo que tenemos ahora a la mano: jardín de niños, escuela, doctores, tiendas grandes, cine, hospital, etc…
Me duele en el alma dejar Stade, mis amigos, mi casa y mi vida aquí. Nuevamente empezaré de 0, pero ahora ya tengo el idioma y conozco la idiosincrasia alemana, cosas que no tenía hace 7 años cuando llegué a Alemania. Tengo muchas esperanzas en nuestra vida como familia “normal”, sé que Dios nos facilitará todo en el camino para lograr nuestro objetivo y que encontraré amigos con quien empezar nuevos círculos sociales, incluso grupos de parejas!
Sé que talvez nos tardamos mucho en dar este paso, pero por una cosa u otra el tiempo fue pasando y no nos dimos cuenta de que nos estabamos acostumbrando a tener vidas separadas. Será difícil adaptarnos, supongo que será como si nos acabaramos de casar, jeje! pero los dos estamos convencidos de que lograremos sobrevivir juntos! Y es que eso de estar solita entre semana tiene sus ventajas: veo lo que quiero en la tele, ceno lo que se me antoja, hablo por teléfono por horas y tengo toda la cama para mi solita, jeje! Pero bueno, ahora tendré muchísimas más cosas positivas:
cenaremos en familia, Tom pasará mas tiempo con las niñas, tendremos actividades sociales en común, Tom finalmente podrá tener amigos, contaremos con tiempo para descansar los fines de semana (no que ahora tenemos que hacer todo lo que no se hace en la semana), evitaremos los costos del departamento de Tom, y seguramente seremos todos MAS felices!!!
Así que empieza la cuenta regresiva y un proceso que esperemos no sea demasiado largo… entre más rápido se venda la casa, más pronto empezaremos nuestra nueva vida! Les pido sus oraciones para que esto se de rápido y ya les estaré informando de las novedades en cuando las haya.P.D. Viva la familia!

Ni-hao! Hablas chino?

Definitivamente el chino esta de moda! Y no dudo que mis hijas aprenderán el chino tarde o temprano porque es un idioma del futuro! Con que no se casen con un chino, que aprendan el idioma cuando quieran, jeje!

Esta semana comenzaron a pasar una caricatura nueva en el canal NICK JR… y justo la pasan a la hora que peino a las niñas antes de llevarlas al jardín de niños. La caricatura se llama Kai-Lan y es acerca de una niñita china que tiene aventuras con algunos amiguitos animales. Desde que anunciaban el arranque de su transmisión, decían que la niña hablaría de su cultura y tradiciones y que los niños podrían aprender chino al verla.
Y dicho y hecho! Kai-Lan es la versión china de Dora la Exploradora combinada con Heidi (por aquello de los ojos grandes y que vive con su abuelo). Así que justo como Dora, Kai-Lan incluye palabras chinas en sus diálogos y por ejemplo hoy aprendimos (las niñas y yo) como se dice rojo y verde en chino, jaja! No me pregunten, porque no se como se escribe… pero al menos ya lo podría pronunciar.
Increíble, no??? Es una forma muy ingenua y divertida de aprender un idioma, además de conocer la cultura china… pues sobra decir que hay dragones, elementos chinos como alimentos, animales y costumbres que entre juegos y aventuras llegan a muchas cabecitas en su propia casa.Además, incluye cancioncitas muy pegajosas y saluda al inicio de la caricatura con una que dice “Ni-hao” (hola!) muchísimas veces…. así que poco a poco las niñas (y yo!) van aprendiendo algunas palabritas en chino. Y con eso de que mi amiga Iliana se va a vivir dos años a Beijing no nos estorbará saber lo básico si queremos ir a visitarlos un día de estos!

Así que Zàijiàn (Adiós!) y a seguir aprendiendo!!!

A %d blogueros les gusta esto: