El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Victoria y Catalina comparten una habitación y desde que Catalina dejó la cuna y duerme en su camita, el ritual para dormir se ha vuelto cada día mas tardado. Y es que el tiempo no ayuda, ahora en verano que anochece casi a las 11Sleeping half-moon por mas que cierro sus persianas y cortinas, se cuela un poco de luz y andan como si fueran las 3 de la tarde Sun.

Hemos probado de todo para que se queden en su cama, cierren sus ojitos y se duerman. Pero hay noches en que me dan las 10 de la noche en ir y venir, regañarlas, volverlas a regañar, que van al baño, toman agua, volverlas a regañar, juegan, sacan ropa, se cambian, las vuelo a regañar y finalmente se duermen de cansancio Sleepy. Una amiga me sugería que primero mandara a la cama a una, y ya que estuviera dormida, acostara a la otra… el problema es quién se quiere acostar primero? Obviamente a las dos les gusta la pachanga y ninguna se quiere ir primero a la cama Party.Entonces desde la semana pasada puse en práctica otra forma: me acuesto en la cama con Victoria y así,
– me aseguro que no se levante Victoria,
– estoy al tanto de lo que hace la pinga de Catalina,
– Victoria que es la mas dormilona, cierra sus ojos y en menos de 5 minutos se queda dormida. Sleepy
Entonces me salgo de la habitación aunque Catalina siga despierta, pues al no tener con quien jugar o hacer travesuras, no le queda mas que dormirse! Y finalmente puedo ver la televisión, hablar por teléfono Telephone receiver con Tom o sacar los pendientes del día.

Lo más interesante de esta técnica, es lo que disfruto esos 5 minutos acostada al lado de Victoria… últimamente me pide que le cante, a veces me platica algo mientras se queda dormida y otras veces simplemente me quedo mirándola hasta que empieza a roncar, jeje. Son 5 minutos tan preciados, tan hermosos y tan placenteros! Me recuerdan diariamente la bendición que he recibido de ser madre, de tener dos hijas tan hermosas y sanas y de estar a su lado para verlas dormir tan tranquilamente, sin preocupaciones ni temores. No sé cuanto tiempo dure este ritual, pero cada día lo disfruto como si fuera el primero, el único y el último. Y cada día doy gracias a Dios por permitirme 5 minutos de paz al lado de mis tesoros!

 

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: