El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Cambié de residencia…

hace 7 años… sip, ya son siete años viviendo en este país. Claro, hace 3 semanas cumplí 7 años de casada y después de la boda nos fuimos de luna de miel a Hawaii y nomás llegamos a Monterrey por las maletas para tomar el avión que me traería a Alemania sin boleto de regreso. Aún recuerdo que Tom me sorprendió con un “upgrade” a clase ejecutiva, y volamos de lo más cómodo el trayecto largo que separa los dos continentes.

Si tienen tiempo pueden leer en las entradas antiguas de este blog lo que escribí hace un año (Junio 2008) al cumplir 6 años en Alemania y donde copié lo que había escrito cuando cumplí 5. No tiene caso repetir lo mismo, simplemente reitero que estoy muy feliz en este país y aún sigo en mi proceso de adaptación e integración al mismo.

Actualmente formo parte de algunos grupos sociales (y no me refiero a los virtuales, jeje) donde comparto ideas y experiencias con gente de otras culturas. Aquí en Stade, tengo dos grupos internacionales y en Hamburgo, soy socia del círculo mexicano-alemán. Como inmigrante, tengo un perfil muy específico y que comparto con todas estas amistades “internacionales”. Es muy interesante ver que no importa si vienes de México, de Egipto o de Korea: simplemente eres un inmigrante en Alemania. Y como tal, pasas por un proceso de adaptación para integrarte a la comunidad donde te toca vivir.

Para empezar, tienes que aprender un idioma nuevo, conocer costumbres y tradiciones locales, cocinar platillos diferentes y probar nuevos sabores. Cada persona vive su proceso de forma individual, hay quienes tienen 30 años en Alemania y aún no se identifican con su cultura. Creo que es difícil entender que nunca dejamos de ser de ese país que nos vió nacer y crecer en los primeros años de vida. Así, en mi caso nunca dejaré de ser mexicana y aunque ya tenga la nacionalidad alemana, trabaje y viva por n-número de años aquí, no dejaré tampoco de ser inmigrante.

Para algunos el ser llamado inmigrante suena despectivo e incluso hayan la palabra “integración” un poco racista. Yo no! No oculto que soy mexicana y trato de compartir un poco de mi país a quién le interesa. Creo que en todos los países del mundo, hoy en día, se encuentran mas y mas inmigrantes en las calles, en las escuelas y en los trabajos. Así que es normal que se cataloguen a los residentes de cada país y considero bueno que se busque la integración de los que llegan para su comodidad y convivencia. Cuando los inmigrantes son mayoría en determinado país, como los africanos en España o Francia, los turcos en Alemania y los latinos en EEUU, es normal ver que no se integran tan fácilmente al nuevo país porque encuentran gente que habla su idioma en el hospital, en el supermercado y en el trabajo. Compran productos de su país de origen en la tienda de la esquina, van a restaurantes de cocina de su país y conviven con vecinos del mismo idioma. Lástima que no soy una de muchas mexicanas viviendo en Alemania, y aunque consiga Maseca, chiles y restaurantes “Tex-Mex”, es muy difícil encontrar a alguien que hable español en las calles, jeje. Y bueno, no es que quiera mi Mexico-Town en Alemania… por el contrario, eso ha ayudado a que aprenda el alemán sin excusas, a buscar amistades alemanas y a encontrar cosas que hacer para integrarme a mi comunidad.

La vida me ha colmado de bendiciones a lo largo de mis primeros 28 años de vida en México y continúa haciéndolo ahora que vivo en Alemania. Espero que así siga y que aunque mis hijas sean Alemanas por nacimiento y que como yo, se sentirán alemanas por haber vivido aquí sus primeros años de vida, también se sientan mexicanas y lleven a México siempre en su corazón. Esa es otra de mis metas en mi vida y que hasta ahora voy logrando… ruego a Dios para que así como yo nunca dejaré de ser mexicana, ellas nunca dejen de amar y respetar mi México lindo y querido.

No quería escribir mucho, y ya me extendí demasiado… jeje! Hay tantos sentimientos y pensamientos que quisiera transmitir en estas líneas, que de repente me faltan palabras para expresarlas de forma correcta. En los últimos meses al hablar con tanta gente de diferentes países y participar en foros o conferencias de temas relacionados a la integración, me ha dado por pensar mucho en lo que soy… soy mexicana, soy alemana, y soy inmigrante! Jaja, tantas cosas y a la vez simplemente una: yo! Ahora sí que como la canción: no soy de aquí, ni soy de allá… jeje!

Pero bueno, así me tocó vivir (o lo elegí yo?) y voy conociendo gente que me ayuda a comprender este proceso por el que estoy pasando y voy aprendiendo a disfrutar esta vida tan maravillosa que Dios ha elegido para mí, aún estando tan lejos de mi terruño. Quiero mucho a México, pero no deseo volver a vivir allá… me gusta mi vida aquí, aunque extrañe diaramente a mi familia y amigos en Monterrey, el cabrito y el Cerro de la Silla. Quiero que mis hijas crezcan en este país, pero que lleven a México en su corazón. Uf, quiero tantas cosas! lo más importante es que me siento una mujer muy afortunada, abierta a la vida, a aprender y a disfrutar cada día donde quiera que esté!

Y ya basta de rollo! Hasta mañana!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: