El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Ya son 20 años…

Si… hace 20 años que cumplí 15 años, conocí Disneyworld, terminé la secundaria, comencé la preparatoria y aparecieron las primeras piedras en mis riñones!!! Jaja, definitivamente esto último no es nada para recordar ni mucho menos para celebrar, pero la semana pasada fui a una cita de control y al describir un poco de mi historia clínica me percaté de que tengo más de la mitad de mi vida sufriendo con estas piedritas. Confused

Recuerdo muy bien que mi primer cólico renal lo sufrí en unas vacaciones en San Antonio, un diciembre muy frío casi para terminar el año. Como mis papás tienen antecedentes renales (cuidado, dije renales no penales Tongue out) supieron inmediatamente que mi dolor en la cintura-espalda se debía a alguna arenilla o piedra que buscaba salir al mundo exterior. No se me olvida que a pesar del dolor, mi mamá insistió en que fueramos al zoológico de San Antonio y que el caminar ayudaría a disminuir el dolor. Ufff!!! Eso sí que era díficil de creer, pero la verdad es que estos dolores ni parada ni acostada ni brincando en un pie se quitan!!!! Hay quien los compara con los dolores de parto, yo como no los tuve (fueron 2 césareas) no tengo punto de comparación… pero sé que son fuertes, más bien insoportables Thinking y que no se quitan fácilmente… he tomado medicina homeopática, medicinas normales, hasta supositorios me han dado y la verdad es que solo el tiempo los desaparece! Es decir, cuando se le da la regalada gana a la piedra de salir!
Después de ese primer cólico, han venido muchos otros… algunas veces he arrojado las arenillas, otra vez recién llegada a Alemania me hicieron un procedimiento con laser para quebrar la piedra, mas bien diría peñasco porque medía casi 2 cms, y hace dos años recién nacida Catalina, me dio otro cólico que con antibióticos me dejó sobrevivir. La piedra también era grande y ya estaba a medio camino, así que sugirieron que tenía que salir de forma natural. Nunca la vi salir pero estoy segura de que dejó mi cuerpecito unos días despues. Wink

Bueno, toda esta historia viene a relucir porque el año pasado en mi revisión de 35 años, mi doctor general sugirió una cita de control con el urólogo… con eso de que me fui a México apenas fui el viernes pasado a dicha cita. Yo sabía (por el ultrasonido de hace casi 3 años) que tengo piedras en ambos riñones, y vivo con el temor de que algun día me den lata… pero ahora resulta que algunas de estas piedritas estan obstruyendo mi riñón derecho y el urólogo sugirió una tomografía con contaste para identificar cuántas son exactamente y de qué tamaño. Dependiendo del resultado, será el tratamiento: sacarlas o sacarlas! jaja, bueno, no quiero pensar en una intervención pero según el doctor es lo más indicado. Grrrrr!!! Odio estas piedras!!!! Angry lo peor es que este padecimiento no desaparecerá nunca y me seguirán molestando por el resto de mi vida. Buuuuu!!! Ni hablar, a otra cosa mariposa y el próximo lunes que tenga la tomografía les cuento qué seguirá…

 

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: